Los maestros han pasado por un problema en común en los últimos cinco años y medio: el hostigamiento, persecución y el acoso de la autoridad y de los dirigentes del Sindicato Nacional de los Trabajadores de la Educación (SNTE), quienes no los han defendido.

Y eso no solamente los ha llevado a enfermarse, a sufrir de estrés, ansiedad, diabetes, sino en algunos casos a perder la vida por la presión a la que han sido sometidos, como es el caso de la maestra Marielena, quienes en redes sociales reportan falleció de un derrame cerebral, provocado por las fuertes presiones a la que fue sometida por las cargas de trabajo impuestas por la autoridad.

Hoy sus alumnos la extrañan, por años formó a pequeños para enfrentar retos y que se convirtieran en hombres y mujeres de bien, hoy se adelantó, sometida a la presión, el jardín de niños donde laboraba está de luto, para la autoridad es un deceso más, pero para el magisterio, es otro caso del acoso al que han sido sometidos los docentes.

El caso de Marielena es uno de los tantos profesores y profesoras que han fallecido tras la aprobación de la mal llamada reforma educativa, la cual solamente llegó para enfermar a los docentes, para robarles la tranquilidad y quitarles las prestaciones laborales ganadas en los últimos 25 años.

No se pueden permitir más casos como el de Marielena, basta del acoso, represión y amenazas, ningún maestro puede enfermar o morir por culpa de las presiones impuestas por la autoridad y el SNTE, ¡basta!

Foto cortesía

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here