Hoy con el anuncio de la caída de la mal llamada Reforma Educativa se demuestra que el magisterio nunca estuvo equivocado, que la reforma era laboral y no educativa, y no trajo mejoras ni beneficios a los niños, niñas y jóvenes, ni a los maestros, además se comprobó también que los grandes perdedores son el ex presidente Enrique Peña Nieto, el ex secretario de educación, Aurelio Nuño y los “líderes” Juan Díaz y Alfonso Cepeda por parte del SNTE, quienes se prestaron a traicionar a los docentes al recibir más de dos mil millones de pesos para fomentar los “beneficios” de la reforma.

Hoy en cada rincón del país, los maestros celebran la caída de una reforma que solamente trajo hostigamiento, desempleo, enfermedades y carencias, ya que los trabajadores de la educación fueron perseguidos como los culpables del estado de la educación, cuando los verdaderos responsables son los gobiernos que sin saber de educación hicieron una reforma laboral.

Hoy los trabajadores de la educación de nueva cuenta ven la luz, sonríen, la justicia ha llegado, serán revalorados, reinstalados y de nuevo van a estar en sus espacios de trabajo, en el aula, de donde nunca debieron salir.

Foto cortesía

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here