Una evaluación diagnóstica sirve para ver en qué condiciones se encuentra el sujeto o institución evaluada. Sirve para corregir fallas y debilidades. Su objetivo final es conocer en grado pleno las fortalezas y rendimientos del objeto evaluado.

Desde que se trató de meter con calzador una evaluación punitiva al magisterio, se alzaron muchas voces, muchas debidamente acreditadas, dentro del mismo magisterio, que cuestionaban, el objetivo final de una evaluación lesiva y que sólo buscaba imponerse autoritariamente como la última alternativa para que los maestros se superaran o abandonaran su plaza por no pasar la susodicha evaluación.

Hoy esa evaluación punitiva, junto con su principal promotor el INEE, están en vísperas de su desaparición definitiva, no encajan en el proyecto trasformador del nuevo Ejecutivo federal. Hoy se le dará paso a una evaluación diagnóstica, que permita conocer las deficiencias y fortalezas de las escuelas y de los propios maestros.

Hoy, la SEP y su titular Esteban Moctezuma Barragán le estarán apostando a la capacitación docente. Hoy los maestros lograron vencer la Reforma Educativa y sus leyes lesivas que sólo ponían por el suelo la dignidad magisterial, pero nunca se han rehusado a ser evaluados, siempre y cuando sea una evaluación justa.

Con información de Libertad Bajo Palabra y foto cortesía

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here