Por la falta de presupuesto temen su desaparición en Morelos; autoridades educativas les pidieron no presentarse a partir de enero y anuncian una protesta por la falta de pagos.

Trabajadores del programa de Escuelas de Tiempo Completo (PETC), en el que participan 595 planteles, preparan movilizaciones ante la falta de pago y riesgo de desaparición del programa en el Estado de Morelos. Lo anterior, debido a que no se consideraron los recursos y autoridades educativas les pidieron no presentarse al regreso del periodo escolar.

Directores y maestros del PETC dieron a conocer que el próximo martes se manifestarán en las oficinas del Instituto de la Educación Básica del Estado de Morelos (IEBEM) para exigir respuestas claras ante dicha situación, que les deja en estado de indefensión en lo que respecta a ingresos y situación laboral y ponen en incertidumbre a miles de estudiantes y padres de familia.

Yossmin Castillo Castrejón, líder de la Coalición de Trabajadores de la Educación en Morelos (Coatemor), explicó que hay alrededor de cinco mil trabajadores en ese programa, en el que participan un total de 595 escuelas.

Maestros y directores de dicho programa emitieron un comunicado en el que sostienen: “A los medios de comunicación, padres de familia, autoridades educativas, sociedad en general, gobierno estatal y federal, se les informa que a partir del lunes 7 de enero 2019, todas las 595 escuelas que participan en el programa de Tiempo Completo en el Estado de Morelos regresarán a su horario normal de salida”.

“Así mismo, se convoca a todos los trabajadores de las PETC a una concentración masiva el día martes 8 de enero del 2019 a las 9:00 horas para exigir el pago del mes de diciembre, la certeza de la continuidad o no del programa, la totalidad del recurso FAGE año fiscal 2018, la devolución de las solicitudes impresas ya firmadas y entregadas al IEBEM del recurso de $90,000 y el de $27,000, cantidades que no se entregaron de ninguna manera y que en todos los demás Estados del país sí se hizo efectivo; la transparencia y rendición de cuentas en el uso del recurso del programa, entre otros”.

Castillo Castrejón explicó que esta situación se deriva de que “no se hicieron bien las cosas en el IEBEM”, porque en la administración pasada se permitió, por cuestiones que se desconocen, el embargo de una cuenta bancaria en la que se radicaron los recursos de dicho programa federal.

Ante esta situación, las autoridades actuales -según los inconformes- no notificaron ni gestionaron ante la Federación ese recurso y, con base en lo que señalan las reglas de operación del programa, al no haber recursos, se cancela su operación.

A los trabajadores, directores, maestros e intendentes les adeudan los 13 días de diciembre y no les han entregado recursos para las escuelas que contempla el referido fondo y que se destinan a rubros como mantenimiento, material didáctico y otros. En total se debieron gestionar alrededor de 70 millones de pesos.

Por lo tanto, los trabajadores ya citados están preocupados por la posible desaparición del programa sólo en Morelos, y porque no les paguen lo que se les debe.

La inquietud de quienes laboran en las escuelas de tiempo completo se agravó ya que a finales del diciembre pasado algunos directores recibieron un comunicado interno de autoridades del IEBEM, quienes les pidieron no presentarse a partir del primer día de clases en enero de 2019, hasta que no se conozca lo que sucederá con relación a las reglas de operación del PETC.

Castillo Castrejón confirmó que las reglas de operación de dicho programa establecen su desaparición cuando no se asigna el recurso correspondiente. Estimó que si el IEBEM hace algunas gestiones, podrían lograr que las 595 escuelas pasen al programa de tiempo ampliado, en el cual los trabajadores sí tienen prestaciones y tal vez así podrían salvar esas escuelas.

De lo contrario, las escuelas que actualmente tienen un horario de salida de los alumnos de las 14:30 horas, sin ingesta de alimentos, y de las 16:00 horas, con alimentos, saldrán del programa y los estudiantes terminarán la jornada académica diaria a las 13:00 horas, con todo lo que ello implica, no sólo en lo pedagógico, sino las complicaciones sociales como -por ejemplo- para madres y padres que laboran cuyos hijos saldrán más temprano de clases, entre otras.

Con información de La Unión Noticias y foto cortesía

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here