En el caso del Fondo de Pensiones de los Trabajadores al Servicio del Estado de Coahuila, para el 2020 se agotarán las reservas y será necesario que el gobierno le inyecte recursos, y en el caso de la Dirección de Pensiones de los Trabajadores de la Educación (Dipetre), ya opera con números rojos y registra un pasivo contingente de siete mil millones de pesos. En ambos casos se requiere de recursos extraordinarios del Gobierno del Estado.

Además, serán necesarias reformas legales, lo que implica aumentar la edad de jubilación e incrementar las aportaciones de trabajadores y patrones.
También es necesario disminuir el número de personal de administración en esos fondos, para ahorrar gastos de operación, pues en ambos casos tienen alrededor de 80 trabajadores y se podrían manejar con cinco personas.

En el caso de los 38 municipios, sólo seis tienen su propio sistema de pensiones y tres operan en forma adecuada: Saltillo, Torreón y Piedras Negras.
Con información de El Diario de Coahuila

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here