El SNTE que queremos

0
240

A partir del 01 de diciembre del 2018, México transita hacia una era de transformaciones, verdadero estado de derecho, gobernabilidad democrática, combate a la corrupción e impunidad, austeridad republicana, combate a la inseguridad, transparencia y rendición de cuentas.
En este contexto, el SNTE tiene que poner a tiempo sus manecillas y concretar algunas acciones que permitan la refundación y modernidad del SNTE:
1.- Elección de nuevos dirigentes mediante voto directo, secreto y universal en los niveles, delegacional, regional, seccional y nacional.
2.– Promover reforma estatutaria donde quede establecido el nuevo sistema de elección de dirigentes, garantizar la autonomía e independencia sindical, descorporativizar al sindicato del gobierno, establecer cultura sindical basada en la formación ideológica y política de todos los agremiados, afianzar el sentido de pertenecía sindicalista, garantizar proyecto de redistribución de cuotas sindicales e informe permanente de las mismas, los nuevos dirigentes deberán tener perfiles de probada capacidad, preparación, honorabilidad, calidad moral, preparación para el cargo, honestidad y vocación de servicio, la consulta magisterial y el voto universal serán la base de la democracia participativa.
3.-El SNTE deberá seguir teniendo la titularidad del Contrato Colectivo de Trabajo y así garantizar la estabilidad laboral de todos los agremiados.
4.- Por su membresía (2 millones) el SNTE deberá convocar a todos los sindicatos relacionados con la educación a conformar la Central Única de Trabajadores de la Educación de México.
5.- El nuevo SNTE, tendrá que revisar el sistema de prestaciones del Issste y deberá pugnar por su modernización, así mismo se revisarán todos los seguros y fondos para la jubilación.
6.- El SNTE deberá impulsar la desaparición de las UMAS y así mejorar las percepciones económicas de trabajadores activos y jubilados.
7.- El nuevo SNTE deberá luchar para que tengamos jubilación dinámica.
8.- El SNTE deberá ser un activo importante en la construcción del nuevo modelo educativo.
Para hacer posible la refundación del SNTE, los maestros libres, democráticos, disidentes, rebeldes y progresistas tenemos que hacer a un lado nuestras percepciones personales y prejuicios e impulsar un Acuerdo Nacional de Unidad Sindical que nos permita construir en la coincidencia y en la visión colectiva.
La cuarta transformación, obliga a todos los demócratas de la educación a ser propositivos en el ámbito sindical, educativo y social.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here