Un grupo de 52 maestros sonorenses que fueron desalojados de sus aulas con la ayuda de la policía estatal por oponerse a la evaluación exigida por la Reforma educativa instaló un plantón permanente en las escalinatas principales que conducen al Congreso local en la ciudad de Hermosillo para exigir su reinstalación y el pago de salarios caídos de casi tres años desde que iniciaron su lucha magisterial.

Los docentes en el plantón sostienen que, de no haberse negado a la evaluación ordenada por la Reforma educativa, la enseñanza en México se habría privatizado, acabado con la enseñanza pública.

Hoy jueves 3i, los docentes cumplen 48 horas apostados en el palacio legislativo sonorense, a fin de sensibilizar a los legisladores locales que pueden amortizar esta causa en tanto la Federación ordena la reinstalación y el pago de salarios caídos, así como apelar a la voluntad política de la gobernadora Claudia Artemiza Pavlovich Arellano para volver a esta cincuentena de maestros a las aulas.

La maestra cesada, Marcela Zazueta, señaló que desde de abril de 2016, cuando fue retirada por la fuerza del salón de clases donde impartía clases, los problemas financieros de los despedidos han ido en aumento.

“Estamos sufriendo embargo de bienes, nos quieren quitar las casas donde vivimos por falta de pago y hemos llegado a un límite porque nuestra situación económica se desbordó”, externó la maestra.

El pasado 12 de diciembre, el presidente Andrés Manuel López Obrador firmó la iniciativa para cancelar, abrogar y sustituir el marco jurídico de la reforma educativa.

Luego de signar el documento enviado a la Cámara de Diputados para su análisis, el mandatario prometió que no se le volvería a faltar el respeto a los maestros de México “al magisterio nacional, a maestras y maestros como sucedió recientemente que se dedicaron a ofender a los profesores; eso se termina”.

Desde aquel mensaje presidencial emitido en Palacio Nacional ha transcurrido un mes, dos semanas y cinco días, cuando a los maestros se les prometió su pronta reinstalación y pagos atrasados, pero no han tenido avance.

La desesperación se apoderó de los docentes debido a las exigencias familiares de las fiestas decembrinas y porque en estados como Sinaloa y Durango los diputados locales de aquellas entidades gestionaron recursos para los docentes que fueron cesados durante la implementación de la Reforma educativa, mientras que en Sonora los legisladores locales no procedieron de dicha forma.

Ante esta situación, la maestra Zazueta y el grupo de maestros cesados que la acompañan determinaron llevar su protesta a las escalinatas del Congreso local hasta tener una respuesta de los diputados locales o de las gestiones que paralelamente realiza la sonorense Ana Gabriela Guevara, actual directora de la Comisión nacional del Deporte (Conade), quien conoce la desesperación de los docentes.

“Nosotros nos programamos para diciembre (por la reinstalación), después nos dijeron que para la segunda semana de enero y no ha pasado nada, por eso nuestra desesperación”, admitió la docente.

Previamente, el secretario de Educación Pública, Esteban Moctezuma, aseguró que los profesores cesados serían reinstalados, pero el cumplimiento de dicha promesa no ha ocurrido.

Con información y foto de Proceso

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here