Una red de personas que vendía plazas para maestros y personal de apoyo en la Secretaría de Educación de Jalisco, para lo cual cobraba entre 50 mil y 130 mil pesos, fue descubierta por las autoridades del gobierno estatal.

Aunque la “célula” vendió un total de 838 plazas, solamente pudieron acceder a un trabajo 84 personas. En algunos casos la oferta era para cubrir interinatos, es decir, un trabajo temporal que concluyó al cierre de la pasada administración.

“Tenemos elementos para afirmar que en la Secretaría de Educación de Jalisco estuvo operando, al menos hasta el final de la administración pasada, una red dedicada a la venta de plazas docentes y de personal de apoyo en las diferentes escuelas, tanto de la Zona Metropolitana como del interior del estado”, dijo Juan Carlos Flores Miramontes, Secretario de Educación en Jalisco.

En el proceso de entrega-recepción, el gobierno entrante detectó irregularidades, por lo que realizó entrevistas y encontró a personas que aceptaron haber pagado para trabajar en la dependencia.

Todas las irregularidades fueron detectadas en la operación del gobierno anterior encabezado por el priísta Aristóteles Sandoval Díaz.

“Tenemos identificadas a cuatro personas que entre ellos nos dicen que su célula de 17 personas reunió la cantidad de poco más de 35 millones de pesos”, explicó Gerardo Rodríguez Jiménez, subsecretario de administración.

El último administrador en la Secretaría de Planeación, Administración y Finanzas se dio cuenta de que alguien ingresó a su computadora y dio de alta las vacantes con suficiencia presupuestal.

Luego de que el servidor público presentó la denuncia recibió amenazas de muerte, posteriormente intentaron sobornarlo e incluso la Fiscalía tuvo que brindarle protección. Sin embargo, seis meses después el expediente de la Fiscalía desapareció.

Entre las anomalías encontradas en el proceso de entrega recepción, fueron detectados 87 empleados dados de alta de forma irregular, pero el órgano interno no le dio seguimiento.

Además 64 empleados que estaban en la nómina y que cobraban por quincena, ya están en proceso de baja del sistema.

Otros 20 empleados ingresaron a laborar con documentos apócrifos, mencionó el subsecretario de administración.

Derivado de las irregularidades será presentada una denuncia ante la Fiscalía de Jalisco, incluso será instalada una mesa con la Secretaría de Educación para dar seguimiento.

Derivado del “desorden” que había en algunas áreas del gobierno, se convirtió en “río revuelto, ganancia de pescadores”, expuso Bárbara Casillas, Coordinadora Estratégica de Desarrollo Social.

El gobierno entrante emitió 400 observaciones al órgano de control interno; además, el Secretario de Educación exhortó a la población a que denuncie.

“Nuestra intención no es criminalizar a los maestros, por el contrario, queremos dar con los responsables de engañar a los maestros, de engañar a los alumnos y de engañar a los padres de familia”, añadió Casillas.

Con información de ADN Jalisco y foto cortesía

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here