A través del voto libre, directo, secreto y universal, el SNTE transitará hacia la democracia participativa, por primera vez en 65 años se instalarán urnas en lugares públicos accesibles para que puedan emitir el voto de dos millones de trabajadores de la educación (activos y jubilados).
El proceso electoral que viene en el SNTE, implica igualdad de condiciones para todas las planillas contendientes, por lo que se deberá instalar una Comisión Nacional integrada por las expresiones más representativas para darle credibilidad a la elección.

Obligadamente deberán pedir licencia el Comité Ejecutivo  Nacional y todos los Comités Ejecutivos Seccionales para que exista imparcialidad en el proceso.

También se deberán congelar las  cuentas bancarias del SNTE, así se evitará cualquier compra del voto.

Se conformará un padrón magisterial confiable y auditable, se debe  pedir al  INE  que organice la elección y se deberán acreditar observadores nacionales e internacionales.
Los maestros de México están ante una gran oportunidad de dar una lección de democracia sindical y con ello contribuir con fuerza y autoridad moral a la cuarta transformación que se lleva a cabo en México.

Con información de MxM Hidalgo y foto cortesía

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here