Es claro que el dirigente nacional interino del SNTE, Alfonso Cepeda Salas no puede ver a los maestro a los ojos, porque nunca los defendió, nunca luchó en las calles contra la Reforma educativa y encabezó las negociaciones para traicionar al magisterio con Enrique Peña Nieto.

Hay preguntas que este líder, sencillamente  no puede contestar.  Para ellas, Cepeda Salas prefiere guardar silencio.  Son tres preguntas, la primera;  sí la Reforma educativa es “punitiva” y hay que “abrogarla”, como lo piden en su manifiesto más reciente, ¿por qué sus diputados federales, y locales en sus respectivos estados, votaron en favor de esa reforma?

Los maestros vieron las imágenes en los medios como cuatro diputados veracruzanos federales, que eran maestros, y traidoramente aprobaron la Ley del Servicio Profesional del Docente, estos fueron: Gaudencio Hernández Burgos, ex dirigente de la sección 32 del SNTE,  Zita Pazzi Maza, profesora de primaria y ex alcaldesa de Pánuco, Verónica Carreón docente de secundaria, y Patricia Peña Recio profesora de primaria.

Segunda pregunta; ¿Por qué Alfonso Cepeda Salas, recibió recursos económicos del gobierno federal, y  llamó a respaldar la Reforma educativa, que hoy condena? Que a caso piensa que los maestros son unos ignorantes y desconocían  que el  recibía los recursos otorgados por la Secretaría de Educación Pública (SEP) para defender las bondades de la Reforma educativa, los cuales suman unos tres mil 150 millones de pesos de 2013 hasta 2018. Los maestros necesitan saber que se hizo con todo ese dinero, ¿acaso ese fue el precio de su traición a los maestros?

Y tercera y última;  ¿Por qué el SNTE, no fue honesto, y habló claro desde el principio, con el magisterio nacional? Hoy Alfonso Cepeda Salas, no representa nada, pocos maestros le creen, el interino dirigente sabe que su suerte ya está echada.  Sabe que sin el apoyo de los maestros sus planes y aspiraciones  serán un rotundo fracaso.

Su insana amistad con Juan Díaz de la Torre, le está pasando la factura, a este débil líder. Y es que al parecer a Cepeda Salas se le borran las imágenes cuando levantaba la mano de Meade Kuribreña, y desdeñaba la candidatura del actual presidente, mientras era rodeado de su grupo de incondicionales. Todos ellos apoyaron la candidatura presidencial de José Antonio Meade Kuribreña, quien por cierto,  se oponía a la cancelación de la Reforma educativa propuesta por el presidente Enrique Peña Nieto.

Que no se le olvide a Cepeda Salas, que los maestros aún recuerdan el 19 de marzo de 2018 cuando Juan Díaz de la Torre, levantaba la mano de Meade, y  prometía  darle unos 300 mil votos de los maestros del SNTE para que le ganara a su contendiente más fuerte, Andrés Manuel López Obrador. Algo que finalmente no ocurrió el 1 de julio de 2018 por que se impuso López Obrador, desde luego con el voto de los maestros que desilusionados de sus líderes sindicales, prefirieron cerrar filas con el tabasqueño, y darle la espalda a Nueva Alianza, que apuntalaba la candidatura de Juan Díaz de la Torre.

No vengan a hacerse pasar como verdaderos  defensores del magisterio, cuando por sus hechos, demostraron que fueron unos viles traidores. Por cierto, el ejecutivo federal ya dirigió la vista al SNTE, y está pidiendo, elecciones libres, limpias y democracias. Seguramente por esa razón andan nerviosos los señores del SNTE.

Con información de Libertado Bajo Palabra

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here