Los maestros cesados desde enero de 2014 en Hidalgo por no aceptar la mal llamada Reforma educativa siguen esperando ser reinstalados en sus centros de trabajo, recibir el pago que por tres o cuatro años se les ha negado y volver a las aulas a impartir sus clases a los niños, niñas y adolescentes.

En Hidalgo el recuento de los daños es de la siguiente manera: Una maestra encarcelada, 50  docentes cesados, 18 desplazados de su centro de trabajo, cientos de maestros en suspensión de salarios, domicilios asaltados, autos robados y decenas de maestros golpeados en los centros de evaluación, son algunas de las consecuencias por oponerse a la implementación de la Reforma educativa.

Hoy los docentes en Hidalgo recordaron que fueron la única sección sindical del país que en el año 2013 declararon ante una concentración de 94 mil asistentes, entre ellos maestros, padres de familia que en Hidalgo la Reforma educativa no entraría, por lo cual fueron perseguidos a lo largo y ancho del estado.

Con información de MxM Hidalgo

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here