Quien traiciona una vez, traiciona siempre, reza el refrán, y aplica perfectamente a los dirigentes interinos actuales del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), encabezados por Alfonso Cepeda Salas, quien afirma que “El SNTE se declara ejército intelectual de AMLO y de la Cuarta Transformación”, cuando hace seis años encabezó la traición al magisterio junto con Juan Díaz de la Torre, y dieron la espalda al magisterio aprobando y difundiendo la mal llamada Reforma educativa de Enrique Peña Nieto.

El SNTE orilló a los docentes a evaluarse, los llevó a perder sus derechos laborales, a vivir sometidos, muchos tuvieron que jubilarse, otros a pensionarse, muchos fueron cesados de sus empleos, padecieron hostigamiento, sus hijos fueron expulsados de las guarderías, fueron perseguidos y dejaron de recibir sus salarios

Y los que avalaron todo eso hoy dicen que son un “ejercito de intelectuales” al servicio de la Cuarta Transformación, cuando en campaña exigieron a los maestros a votar por el candidato del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

En las campañas presidenciales estos dirigentes denostaron al hoy Presidente Andrés Manuel López Obrador y dieron su apoyo a José Antonio Meade, por lo que de intelectuales no son, un intelectual lee, se culturiza, ve por sus compañeros de gremio, no los obliga a cumplir reglas ni provoca que sean despedidos.

En el 2013 Alfonso Cepeda Salas y Juan Díaz de la Torre se proclamaron a favor de la mal llamada Reforma educativa, la avalaron y permitieron que muchos maestros sufrieran acoso, incluso algunos fallecieron por el estrés provocado por la falta de empleo.

Hoy los maestros saben que Cepeda Salas fue cómplice de Díaz de la Torre, que recibieron tres mil 200 millones de pesos para difundir las “bondades” de la mal llamada Reforma educativa de Peña Nieto, mientras cientos de maestros perdían sus derechos laborales y empleos.

Hoy los dirigentes interinos del SNTE dicen ser un “ejercito de intelectuales”, eso es falso, más bien quieren evitar que se presenten elecciones en el sindicato con voto libre, secreto y universal, que no sean llamados a cuentas por el dinero de los trabajadores de la educación y del erario público que les fue entregado en los pasados seis años.

No son un “ejército de intelectuales”, son un ejército de dirigentes sin escrúpulos, que se venden al mejor postor para perpetuarse en el poder.

Con información de MxM Nacional y foto cortesía

 

 

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here