Por: Ricardo Aguilar, Coordinador Región Sur – Sureste de Maestros por México

Diversos grupos han tratado de influir sobre el tema educativo buscando posicionar sus preocupaciones e inquietudes; ante el comienzo del debate de las leyes secundarias es muy importante destacar que construir un entorno educativo de la más alta calidad es corresponsabilidad de todos.
¿Quiénes deberían involucrarse en la tarea de consolidar la escuela? Todos. Especialmente los maestros, a quienes pertenece un papel fundamental ya que su vocación y preparación académica les permite guiar las mentes de los mexicanos, sin que ello signifique que esta labor sea de unos cuantos.
Como padre y maestro he aprendido que la participación de padres de familia logran detonar el potencial comunitario; asimismo las organizaciones de la sociedad civil impulsan proyectos de mejora continua en el entorno social, las autoridades municipales y comunitarias participan en cuestiones de entorno seguro, desarrollo de áreas verdes y formación de talentos, los legisladores tienen la facultad de asignar mejores presupuestos para aumentar la infraestructura y los gobiernos de los estados y federal tienen en sus manos el planteamiento de los modelos y currículas educativas para impulsar la educación de excelencia.
Al involucrar a toda la sociedad en el desarrollo del entorno escolar podremos identificar que la labor de los maestros, administrativos y técnicos merece ser revalorada, su papel primordial en el desarrollo de las mentes de los mexicanos debe fortalecerse con el reconocimiento social a su labor generadora de país.
Será necesario que quede plasmada en la ley la corresponsabilidad social que tenemos todos para construir un sistema educativo nacional de excelencia, desde la educación inicial hasta la superior, analizando sin fobias ni dogmas los casos de éxito que hay en el mundo, para buscar romper con las inercias de indolencia que han imperado en la construcción de un entorno educativo articulado, eficiente, proactivo y formador de mexicanos capaces de superar sus retos para aprovechar cada una de sus fortalezas. Debemos estar abiertos para enfrentar pertinentemente el enorme reto educativo.
Es momento de inspirarnos en nuestros sueños para dejar de ser anclados por nuestros miedos, repensar el entorno escolar como el espacio desde donde podemos reconstruir una sociedad que ha sido polarizada por profundas desigualdades.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here