La tesis de maestría de Soralla Bañuelos de la Torre, actualmente titular del Colegiado de Asuntos Jurídicos del Comité Ejecutivo Nacional del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) y secretaria general de la sección 34 del mismo, es de calidad inferior a la de una tesina de licenciatura solicitada en cualquier institución de educación superior.

De acuerdo con un análisis metodológico y de contenido de la tesis proporcionado a La Jornada Zacatecas, el trabajo presentado para obtener el título de maestría en Ciencias de la Educación, por la Unidad Académica de Docencia Superior de la Universidad Autónoma de Zacatecas (UAZ), se basa en gran parte de su contenido en la práctica denominada “copiar-pegar”.

La tesis defendida el 9 de diciembre de 2015, pocos meses antes de haber sido nombrada como secretaria general de la sección 34 del SNTE (luego de que el Congreso Seccional Extraordinario fue reventado por “personal de seguridad” con base en golpes y agresiones contra los delegados), lleva por nombre “Proceso de asignación de plazas docentes en el estado de Morelos entre 2008 y 2011, en el marco de la Alianza por la Calidad de la Educación”.

El documento, del que no se encontró en versión impresa en la Unidad Académica de Docencia Superior (sólo se localizó en versión digital, en la Biblioteca Central de la UAZ) contiene 198 páginas, pero si se omite la portada, el índice, bibliografía y anexos, en realidad consta de 84 cuartillas. Tan solo los anexos abarcan de la página 110 a la 197. De las 84 páginas de contenido, seis de ellas son de dos a cuatro renglones (páginas 33, 54, 60, 65, 75 y 95), y otras 4, cuyo contenido oscila entre cinco y siete renglones (páginas 16, 24, 41 y 88).

El tema elegido es la aplicación de la Alianza por la Calidad de la Educación (ACE) y el perfil de ingreso al servicio docente que se realizó en el estado de Morelos durante el período 2008-2011.
Según el análisis de contenido, el mayor problema de la tesis radica en que “encadena una cita tras otra, se mencionan las fuentes, pero se omiten otros párrafos también tomados de las mismas fuentes. Lo que convierte páginas y páginas en copia y pega”.

Por ejemplo, en un apartado de la tesis, Bañuelos de la Torre cita el siguiente fragmento de una nota informativa publicada en el diario El Universal:

“En los momentos particularmente complejos de su encargo, Juan Camilo (…) No sólo impulsó reformas de fondo, sino que condujo atinadamente al Gabinete de Seguridad. Un ejemplo reciente es el conflicto de carácter político social vivido en el Estado de Morelos, que había dejado sin escuelas a cientos de miles de niños (…), buscó permanentemente soluciones y alternativas a través del diálogo, la política y la ley. Fueron momentos difíciles. Todos los días me informaba (…) los temas pendientes de resolver, las instituciones involucradas, los intereses en juego, el desempeño de todos. Así, buscando soluciones a través del diálogo, finalmente ayer los maestros de Morelos tomaron una decisión responsable y anunciaron el regreso a clases, con lo que miles de niños y jóvenes tienen de nuevo la oportunidad de estudiar y salir adelante” (El Universal, 2008).

Enseguida aparecen los siguientes párrafos, que aparentan ser una interpretación, cuando en realidad son copiados de la misma referencia que se cita, pero como se cita sólo una parte del texto, da la idea que se construye un argumento cuando en realidad se copia todo de la fuente de origen.

Asimismo, el trabajo pretende hacer ver que la autora leyó también el Informe que la Secretaría de Gobernación le envió al Instituto Federal de Acceso a la Información (IFAI), pero lo que en realidad hizo fue parafrasear la nota periodística que cita al inicio.

La tesis expone lo siguiente cita, seguida de un texto que aparenta ser una argumentación propia:

“(…) como resultado de las Jornadas Federales de Coordinación para la Gobernabilidad, la Secretaría de Gobernación -SEGOB- informó al Instituto Federal de Acceso a la Información –IFAI- que en ese año se identificaron “148 conflictos en el país, en su mayoría sociales y agrarios, con una intensidad de riesgo que va de bajo -70- a medio -78-. Destacó que, por su trascendencia, los de mayor envergadura fueron las protestas mineras en Coahuila y Guerrero, y magisteriales en Morelos y Michoacán” (Velasco, 2008).

En la relación que anexó la Segob sobre las protestas y movimientos sociales sobresale -por su número de casos- el estado de Morelos, con 22 conflictos sociales y agrarios. Al respecto, la Segob clasifica los conflictos como: sociales, agrarios, económicos, políticos, electorales y otros. Otro anexo, fue la resolución 3812/08 del IFAI, donde confirma la clasificación de documentos en poder de la Segob que reportan asuntos que pueden afectar la gobernabilidad por regiones o en el país.

El último párrafo es retomado y parafraseado de la nota periodística titulada “Gobernación al IFAI: van 148 conflictos en 2008”, autoría de Elizabeth Velasco C. y publicada el 17 de noviembre de 2008 en el diario La Jornada, pero sin referirla con una cita. El texto original es el siguiente:

Como resultado de las Jornadas Federales de Coordinación para la Gobernabilidad, en lo que va del año se han identificado 148 conflictos en el país, en su mayoría sociales y agrarios, con una intensidad de riesgo que va de bajo (70) a medio (78), informó la Secretaría de Gobernación (SG) al Instituto Federal de Acceso a la Información (IFAI).

Destacó que, por su trascendencia, los de mayor envergadura son las protestas mineras en Coahuila y Guerrero, y magisteriales en Morelos y Michoacán. En la relación que anexa sobre las protestas y movimientos sociales sobresalen por el número de casos los estados de Morelos, con 22 conflictos sociales y agrarios; Coahuila, 13; Puebla, 12; Oaxaca y Michoacán, 10 cada uno; Jalisco nueve; Guerrero y Nuevo León, con siete cada uno.

En la resolución 3812/08 del IFAI –donde este instituto confirma la clasificación de documentos en poder de la SG que reportan asuntos que pueden afectar la gobernabilidad por regiones o en el país, así como su clasificación en semáforo rojo (cuando hay violencia y existen factores que propician la ingobernabilidad), amarillo (cuando se atienden por las autoridades y hay distensión), y verde (cuando la problemática no rebasa cauces institucionales)–, la SG informa que en diciembre próximo las autoridades federales junto con las estatales y municipales, así como el Centro de Investigación y Seguridad Nacional, elaborarán la agenda y estrategias respectivas.(…).

Los conflictos reportados mutan de color de semáforo según su evolución, por lo cual los servidores públicos de los tres órdenes de gobierno reportan un color “no definitivo, sino dinámico”. La SG clasifica los conflictos como sociales, agrarios, económicos, políticos, electorales y otros.

Según la resolución del IFAI, los documentos se clasificaron sin especificar lapso, con base en el artículo 14, fracción 6 de la Ley Federal de Transparencia, para evitar que se “pueda afectar la gobernabilidad del país”, sobre todo cuando se trata de procesos electorales.

Lo mismo sucede con otras fuentes consultadas: se entrecomillan parcialmente cuando en realidad se hizo un trabajo de copiar y pegar en el que no se añade una interpretación personal a las fuentes consultadas, según expone el análisis metodológico.

Es decir, se eligen dos fuentes, se colocan juntas, se citan parcialmente y los párrafos que no se entrecomillan (aunque proviene de esas mismas fuentes) aparentan ser la aportación de la tesista.
Esta forma peculiar de citar se puede advertir cuando se refiere a datos geográficos del estado de Morelos que se consultaron en la página del Inegi, o en las referencias históricas del estado de Morelos, o en la reseña de los movimientos sociales en dicha entidad.

Es decir, “el contenido del documento queda muy por debajo de lo que se solicita en promedio en las instituciones de educación superior para una tesis o una tesina de licenciatura”.
Por otra parte, el punto central del trabajo es documentar la herencia de plazas en la Sección 19 del SNTE, en el estado Morelos. Diversas minutas firmadas por líderes sindicales y autoridades educativas dan cuenta de esta práctica.

De acuerdo con el análisis del trabajo proporcionado a La Jornada Zacatecas, se podría suponer que ese tema llevaría a la tesista a una autocrítica en tanto había ocupado hasta 2015 (fecha en que se presentó la tesis) diversos cargos en el Comité Ejecutivo Nacional del SNTE y en la Legislatura federal; sin embargo, “dicha autocrítica no aparece en el desarrollo del documento, ni en las conclusiones, y en su lugar se incluyen explicaciones -francamente innecesarias- sobre la forma de elaborar las ideas y clasificar los datos”:

“(…)la tesista inició sacando de una caja que tenía escrito con plumón negro Morelos documentos, periódicos y notas informativas. Posteriormente llenó de post-its [sic] de colores por medio de los cuales clasificó el contenido de los mismos. Después ingresó cada uno de estos en una carpeta blanca, que posteriormente sería el primer medio que contendría las fuentes de las que se serviría la presente tesis”. (página 96)

O bien, se incluyen conclusiones que magnifican detalles menores:

“Reconociendo el valor del método en la selección de la información, una primera conclusión es que gracias a la presente tesis se logró digitalizar los documentos correspondientes a ese periodo en el Estado [sic] de Morelos. “

Digitalizar documentos, ausencia de autocrítica y replantear “visiones personales y espirituales” (página.98) se convierten entonces en las aportaciones destacables de la tesis en cuestión.
La tesis también fue analizada mediante un software que detecta coincidencia entre un texto y publicaciones en internet. El resultado arrojó 72 fragmentos parcial o completamente iguales a las publicadas en las fuentes originales, además de las citas colocadas adecuadamente.

Cuatro de ellas coinciden en 100 por ciento con los textos publicados en páginas de Internet, sin ninguna referencia o cita textual, tales como http://cuentame.inegi.org.mx/monografias/inf y http://bariotepa.blogspot/2009/11/la-uyt.

Del total de las 72 coincidencias, 25 son menores del 70 por ciento, por lo que la mayoría de estas tiene similitudes entre 80 y 90 por cientos con textos encontrados en diversas páginas de internet. Además, fuentes bibliográficas utilizadas recurrentemente son páginas como monografías.com, es.wikipedia.org, comofuncionaque.com, además de varios blogs.

Le defensa de la tesis se realizó con la presencia de “porristas”, aproximadamente 30 personas, quienes aplaudieron las intervenciones de Soralla Bañuelos de la Torre ante cualquier comentario o cuestionamiento de los sinodales.

Como sínodos estuvieron Jesús Rivas Gutiérrez, ex director de la Unidad Académica de Odontología de la UAZ; Ernesto Pesci Gaytán, en ese momento director de la Unidad Académica de Docencia Superior de la UAZ; Teresa Cabral Fernández, ex directora de la Universidad Pedagógica Nacional unidad 321 (UPN); y José de Jesús Ortiz Carreón. Como asesor, David Eduardo Rivera Salinas, actual subsecretario de Educación Media y Superior de la Secretaría de Educación de Zacatecas (Seduzac).

A todos ellos Soralla Bañuelos de la Torre les entregó un regalo, envuelto en una bolsa color amarilla, en cuyo exterior aparece el nombre de la cadena comercial Palacio de Hierro.

Uno de los sinodales, quien solicitó omitir su nombre, declaró que el programa de Maestría en Ciencias de la Educación estaba en una etapa terminal y la Unidad Académica convocó a los alumnos rezagados a titularse antes de su cierre, motivo por el que muchos pudieron realizar el procedimiento a pesar de haber cursado el programa muchos años antes. Es el caso de la tesista en mención, lo cursó en la generación 2000-2002.

“Fue un examen, dentro de lo que cabe, normal, pero siempre tuve mis dudas de que realmente esa tesis haya sido hecha o elaborada por ella misma o se la hizo alguien. No tiene hipótesis, ni pregunta de investigación, ni planteamiento del problema, y desde que la revisé me quedó esa duda”, dijo.

Según recordó, la tesista se comportó, durante el examen profesional, de manera retadora y soberbia, “como si ella no pudiera discernir o diferenciar que ella era la estudiante y que nosotros formábamos parte del grupo de sínodos”.

Relató que antes del examen profesional solamente pudo revisar el trabajo de manera somera, porque fue un momento en que hubo muchas titulaciones diariamente, pero aseguró que había muchas deficiencias, el principal de ellos que el tema tenía que ver con un hecho ocurrido en el estado de Morelos, sin ningún impacto en Zacatecas.

“Había la tendencia de que la tesis fuera avalada, legitimada y aprobado por todos los sinodales. Eso era evidente. Era un tema que daba mucho de qué hablar, porque estaba en auge la imposición de la Reforma Educativa, y ella trató de defenderla a ultranza”, expuso.

Desde su perspectiva, la tesis “no cumple con la estructura y no se adaptó a loa planteamientos ni a los criterios académicos de la institución. Yo lo percibí y lo detecté, que no tiene una problematización, entre otras inconsistencias académicas”.

Además, señaló que el presidente del jurado, el asesor de tesis, “trató de inducir, a manera de persuasión o convencimiento, a que los sinodales avaláramos esta tesis. Quisieron presumir que estaba en el Comité Ejecutivo Nacional del SNTE y que ese era un impacto social que tenían los egresados de Docencia Superior, pero casos como ese había muchos”.

Consideró que la falta de rigurosidad académica mostrada en ese examen profesional pone en entredicho la presencia, el prestigio y la credibilidad de los programas de la Unidad Académica de Docencia Superior, por lo que “no es válido de que por casos como estos se pierda eso, porque todos los que hemos pisado las aulas de la UAZ, lo hemos salvaguardado”.

Refirió que en ese contexto en el que estaba por cerrar la Maestría en Ciencias de la Educación, había tesis regulares y buenas, por lo que esa no es justificación para un trabajo con tales deficiencias, porque incluso hubo el caso de un estudiante redactó su tesis en ocho días y en el examen profesional obtuvo una Mención Honorífica.

También detalló que, a diferencia de otros alumnos que ofrecieron un brindis discreto, este se caracterizó por ser ostentoso, con un servicio de mantelería y alimentos muy ostentosos, arreglos florales y regalos para la mesa del jurado.

Sin embargo, lo más llamativo fue que “llevó porra, el salón estaba totalmente llenó, contrató personal para tomar fotografías, como si fuera una pasarela. Participaba en la ronda de preguntas y su público le aplaudía. Eso no fue correcto porque estábamos en un acto académico y no en un mitin sindical ni estaba haciendo proselitismo”.

Por último, expuso que Bañuelos de la Torre reprobó el Seminario de Investigación en segundo semestre, impartido por Felipe Ramírez Cardozo y Javier Zavala Rayas, quien a la postre fungió como director de la Unidad Académica de Psicología de la UAZ. Para acreditar la asignatura, presentó un segundo trabajo.

Por su parte, David Eduardo Rivera Salinas, en este momento subsecretario de Educación Media y Superior de la Seduzac, afirmó que, independientemente de alguna irregularidad en la tesis, la defensa de ésta fue buena y demostró conocimiento sobre el tema.

Esto lo atribuyó a que Bañuelos de la Torre había sido representante del Comité Ejecutivo Nacional del SNTE en el estado de Morelos, por lo que tenía conocimiento de todo el proceso de asignación de plazas en esa entidad.

Como lo refirió el sinodal entrevistado, expuso que el programa de Maestría en Ciencias de la Educación estaba en proceso de cierre, por lo que la dirección de la Unidad Académica convocó a los alumnos a titularse.

Según expuso, aproximadamente 40 alumnos egresados de generaciones anteriores concluyeron sus tesis, por lo que el nombramiento de los asesores y sinodales fue por asignación del director, en este caso, Ernesto Pesci Gaytán.

Sin embargo, Rivera Salinas afirmó que no hubo asesorías formales debido a que el periodo de tiempo establecido para el proceso era limitado. En su caso, dijo que no hubo una asesoría formal con la tesista en mención y solamente pudo revisar y leer el documento de manera superficial. No obstante, reiteró que la defensa en el examen profesional fue buena.

En ese sentido, se deslindó de cualquier irregularidad que hubiese en el contenido de la tesis, ya que la titulación de decenas de alumnos impidió que hubiese una atención o revisión pormenorizada de sus trabajos.

La Jornada Zacatecas intentó localizar a Soralla Bañuelos de la Torre, vía mensajería celular y a través de personal de la sección 34 del SNTE, pero hasta el final de la edición no hubo respuesta.

Con información y foto cortesía La Jornada y foto especial

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here