Por: Ricardo Aguilar, Coordinador Región Sur-Sureste de Maestros Comprometidos con México A.C.

Para detonar un genuino desarrollo la educación, la ciencia y la tecnología deben ser el motor de cambio, porque –en contrapartida- el auténtico progreso se percibe cuando estos tres fundamentos están al alcance de todas y todos.
Quienes integramos Maestros por México estamos convencidos que no podremos salir del círculo vicioso si no tomamos las medidas necesarias ahora. Por ello proponemos 10 puntos para estructurar la Nueva Ley General en la materia:

1) Un Nuevo Modelo Educativo que forme conciencia crítica, incite la curiosidad desde niños y se apoye en una estrategia nacional de divulgación científica y tecnológica.
2) Que permita la formación de Capital Humano y no de Recursos Humanos.
3) Un Nuevo Modelo de formación para Maestros acorde con el reto de trasformar el capital humano del país.
4) Estrategia Nacional de trasformación productiva que nos lleve de un país maquilador a uno generador de productos de alto valor agregado.
5) Establecer los grandes mecanismos para fomentar el proceso de asimilación de la ciencia y la tecnología como parte de la cultura de los mexicanos.
6) Establecer un Mecanismo Nacional para el impulso de la Innovación como producto de la Investigación Científica y el Proceso de Desarrollo y Aplicación Tecnológicos, un Fondo que premie las mejores iniciativas nacionales.
7) Impulsar la creación de un Consejo Evaluador de Propuestas Trimestrales, subdividido en 5 grandes regiones del país, para concursar el Fondo Nacional: que dicho Consejo sea integrado de manera rotativa por Académicos-Investigadores y Formadores de cada una de las regiones.
8) Crear una Red de Centros de Investigación Aplicada a nivel Nacional, para generar redes locales de crecimiento y desarrollo a fin de ligar el capital intelectual de Educación Superior y Empresas.
9) Normar a dichos Centros para generar al menos una patente bianual.
10) Transformar el Sistema Nacional de Investigación, en uno de Estímulos para investigación y desarrollo en áreas como: Energías Alternativas; Superconductores; Robótica, Industria Automotriz; Ciencias Ambientales; Producción de Insumos Agropecuarios y Nanotecnología, Ciencias de la Salud y Nutrición, entre otras.
En materia de innovación científica y tecnológica casi no invertimos y lo poco que erogamos lo gastamos mal. Nuestras carencias, deficiencias y vicios son evidentes, por lo que no es de extrañar que la brecha que nos separa de los países desarrollados sea cada vez mayor.
Participemos todos en la construcción del nuevo México que todos anhelamos. Si vamos por el futuro, la ciencia y la tecnología son el único camino.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here