Maltrato del titular de la SEP al líder de Maestros por México en Puebla

0
696

¿En manos de quién ha estado la Secretaría de Educación Pública (SEP) de Puebla en los últimos 7 meses? Es una pregunta pertinente, porque el actual titular de SEP, Miguel Robles Bárcena, no resuelva nada, no ejerce su papel de autoridad y todo lo delega al SNTE o la Secretaría General de Gobierno, para que ahí se resuelvan asuntos que, se supone, son de competencia de la dependencia encargada del sistema de enseñanza pública en el estado.

Ese comportamiento se reflejó en un reciente encuentro que el titular de la SEP tuvo con Cirilo Salas Hernández, quien no es cualquier personaje público de Puebla, toda vez que fue secretario general de la sección 51 del SNTE, es ex diputado local y actual líder de la poderosa organización gremial Maestros por México.

Para entender lo ocurrido es necesario tener el siguiente antecedente:

Cirilo Salas Hernández fue diputado local en el periodo de 2014 a 2018, para lo cual solicitó –antes de asumir el cargo– a la entonces titular de la SEP, Patricia Hidalgo, una licencia para separarse de su labor como docente del nivel de primaria y poder ejercer su mandato como legislador.

Al finalizar su tarea como diputado local y luego de asumir el liderazgo de Maestros Por México, Cirilo Salas decidió acudir a la Secretaría de Educación de Educación Pública para regresar a su plaza laboral y se encontró con la sorpresa de que Patricia Hidalgo, aunque estuvo de acuerdo en concederle el permiso para separarse de su plaza, nunca hizo el trámite correspondiente. Es un yerro imputable a la SEP, toda vez que por mandato constitucional no se le puede negar a nadie ejercer un cargo de elección popular.

Frente a esa circunstancia, el exlíder del SNTE 51 se dirigió a la Dirección de Recursos Humanos de la SEP, en donde le dijeron que le podían resolver su asunto si presentaba el oficio de comisión que se le había otorgado. El profesor explicó que no tenía ese documento porque el no se había dedicado a una actividad sindical, sino a cumplir con un cargo de elección popular. Luego de muchos intentos, no logró que ahí avanzara su solicitud.

Por esa razón pidió una audiencia con el titular de la SEP, Miguel Robles Bárcena, quien lo recibió y exhibió su trato hosco, que sufren muchos trabajadores de esa dependencia.

Cirilo Salas le expuso dos temas: el suyo, en el que no había comprensión de la SEP de los motivos por los que se ausentó de su plaza de docente. Y el de un grupo de profesores que los habían separado de sus puestos de trabajo en represión por pertenecer a la agrupación Maestros por México.

De mala gana el titular de la SEP le respondió a Cirilo Salas: que su caso sería turnado a la sección 51 del SNTE, para ponerlo a disposición del sindicato y que este decida a donde reincorporarlo a sus labores docentes.

Y de los otros maestros, que el asunto lo llevara a la Secretaría General de Gobierno.

Ante esa respuesta insólita, Cirilo Salas solo le quedó cuestionar: entonces él para que es el secretario de Educación Pública. A continuación se puso de pie, lo que provocó sorpresa del titular de la SEP, que intentó recular y le pidió a su interlocutor “por favor tome asiento”. La despedida  fue sencilla y contundente del líder gremial: “No tiene sentido”.

Un severo cuestionamiento de alguien con una larga y muy respetada trayectoria en el magisterio poblano, contra un insensible e incompetente secretario de Educación.

Con información y foto cortesía La Jornada

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here