Hasta mayo pasado, el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) guardaba en sus arcas 435 millones de pesos que no gastó del presupuesto recibido del Gobierno de Enrique Peña Nieto para la promoción de la Reforma Educativa, un objetivo que desde agosto de 2018 perdió el sentido pues Andrés Manuel López Obrador, entonces Presidente electo, anunció su abrogación.

En total, el SNTE recibió 3 mil 130 millones de pesos para promover esa enmienda, promulgada por el ex Presidente Enrique Peña Nieto en febrero de 2013 a través de convenios firmados cada año por el entonces dirigente del sindicato, Juan Díaz de la Torre, y quienes tuvieron la titularidad de la Secretaría de Educación Pública (SEP) en el Gobierno de Enrique Peña Nieto, Emilio Chuayffet Chemor (2012-2015), Aurelio Nuño Mayer (2015-2017) y Otto Granados Roldán (2017-2018).

De modo que el gremio de los maestros guardó 13.8 por ciento del total recibido para impulsar un modelo educativo que jamás prosperó. Se trata de un dinero perdido en el limbo de la transparencia mexicana.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here