El arte de mentir es una distinción que en México se da en muchos sectores y por décadas, los políticos engañan con sus promesas de campaña, los funcionarios en el poder también lo hacen, los empresarios le mienten al trabajador cuando no les pagan sus prestaciones, pero el grado de cinismo de Alfonso Cepeda Salas, dirigente interino del SNTE es extremo, no tiene límites.

Siente el miedo recorrer su cuerpo y por ello se aferra a “limpiar” la imagen con nuevas mentiras, y perpetuarse en la silla del sindicato, pero eso ya no se podrá, en cuanto se cambien los estatutos del SNTE y se convoque a elecciones, sus aspiraciones se van a la basura, los trabajadores de la educación no quieren a un “líder” que los entregó al mejor postor, que avaló la mal llamada reforma educativa que le quitó los derechos laborales a miles de maestros y los persiguió como a delincuentes.

Hoy en día Cepeda se siente acorralado, reacciona mal, se cuelga medallas que no le corresponde como el que los trabajadores jubilados reciban sus pensiones en salarios mínimos y no en UMA, enviar una carta y adjudicarse el logro, es el nivel de desesperación que tiene el dirigente interino y su grupo.

Los maestros celebran que con la 4T las cosas estén cambiando y festejan que en enero se puedan tener dirigentes realmente comprometidos con los trabajadores de la educaicón, que velen por sus derechos laborales y por alcanzar la excelencia educativa de niños, niñas y jóvenes que son el futuro de México.

Con información de MxM Nacional y foto especial cortesía Grupo Reforma

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here