El personal docente que trabaje en zonas de alta pobreza o de marginación, alejadas de las áreas urbanas, tendrán sueldos superiores a quienes laboren en las ciudades. Esto debido a la creación del programa de promoción horizontal, en la que los maestros podrán acceder a incentivos económicos sin necesidad de cambiar de función.

Lo anterior, de acuerdo a lo establecido en el artículo 45 de la Ley General del Sistema para la Carrera de las Maestras y los Maestros. En éste se puntualiza que los docentes conservarán los estímulos salariales siempre y cuando permanezcan en esas zonas de trabajo, las cuales serán determinadas por la Secretaría de Educación Pública (SEP).

En el país, el sueldo promedio mensual de un maestro es de 21 mil 144 pesos. Sin embargo, los docentes de escuelas indígenas ganan 25% menos con respecto a los de las escuelas públicas generales, de acuerdo a un diagnóstico elaborado por Mexicanos Primero.

En julio pasado y durante la campaña electoral, el Presidente Andrés Manuel López había adelantado la posibilidad de que los docentes, al igual que los médicos, ganen más en las zonas rurales.

Antonio Ramírez Díaz, investigador del Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades (CUCSH) de la Universidad de Guadalajara, comentó que las leyes tienen un carácter social, con énfasis en la atención de grupos vulnerables a quienes se les dificulta el acceso a la educación.

“Me parece que es bueno el punto, nada más que aquí volvería a insistir: esto es lo que nos dicen las leyes, pero digamos, habría que hacerlo efectivo y operativo para que realmente llegara ese estímulo a los maestros que les corresponda”.

Agregó que esta estrategia se suma a otro de los temas que han generado mayores críticas en la elaboración de las leyes secundarias, ya que en los procesos para asignar nuevas plazas se dará preferencia a los maestros egresados de las escuelas normales públicas, de la Universidad Pedagógica Nacional (UPN), y de los Centros de Actualización del Magisterio.

El académico de la Universidad de Guadalajara (UdeG) destacó que los pases se darán en automático para mejorar la calidad de la educación de las zonas marginadas.

Juan Carlos Silas, coordinador del Doctorado Interinstitucional en Educación del ITESO, declaró que también se le debería dar prioridad a las normales privadas.

“Éstas hicieron exactamente lo mismo (que las públicas), es decir: los alumnos tuvieron que pasar los exámenes de selección, tuvieron que cursar las experiencias formativas y todo esto está avalado también por el Estado”.

Consideró que para fortalecer a las normales, es preferible mejorar sus planes de estudio, asignarles más dinero, darles infraestructura, contratar más maestros y darles tiempo a los profesores para que investiguen.

Por su parte, Paulina Hernández, directora de Mexicanos Primero en Jalisco, declaró que este tipo de desigualdades podrían atenderse en la armonización que aprobarán los diputados locales en un plazo máximo de 180 días, posterior a su publicación en el Diario Oficial de la Federación (DOF).

Con información cortesía El Informador y foto especial

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here