La crisis de la justicia

0
101

Por: Dr. Luis Ernesto Salomón Delgado, catedrático e investigador de la UdeG

El punto central de los problemas de la justicia y la administración pública en nuestro país están en la aplicación de las disposiciones legales, comenzando por la propia Constitución. La pretensión de resolverlos a partir de reformas o nuevas leyes ha demostrado su ineficacia durante décadas. Las estructuras locales del Estado mexicano están agotadas, no por su diseño legal, sino por su desempeño, y de eso se aprovechan muchos, entre ellos, las organizaciones criminales. Las capacidades del servicio púbico de justicia son tan limitadas que las instituciones sólo pueden dar trámite a una porción reducida de los asuntos que se surgen cada día. Esto ha provocado una crisis de proporciones enormes tanto en la resolución de conflictos civiles, mercantiles y del mundo de los negocios, como de los temas administrativos y que se manifiesta de forma más notable en materia criminal.

Tenemos la calidad del derecho que realmente aplicamos y no la del que está redactado en las leyes. Las crisis de la justicia que se han presentado en la historia de otras naciones se han resuelto generalmente mediante la atención pública, la inversión de recursos, y el empoderamiento de las funciones judiciales y de aquellas encaminadas a resolver los conflictos entre los particulares.

Es famosa la reforma judicial del Reino Unido de mediados del siglo XIX, producto del crecimiento de la carga de asuntos judiciales que, mediante la Ley de Jurisdicción Sumaria en 1848, otorgó mayores poderes para juzgar una gama más amplia de cargos penales y permitió agilizar los procedimientos en materia civil y mercantil.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here