El presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador prometió a los maestros la democratización del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) pero el dirigente del organismo Alfonso Cepeda reta abiertamente al primer mandatario, a la secretaria de Gobernación Olga Sánchez y a la titular de la Secretaría del Trabajo Luisa Alcalde al no convocar a elecciones en el sindicato y solamente hacer planes para renovar las secciones sindicales de los estados, eso es desobedecer a López Obrador y estar en franca rebeldía.

Cepeda Salas no quiere cumplir las reglas de la nueva reforma laboral aprobada en mayo pasado, se niega a cambiar los estatutos del sindicato y convocar a la renovación de los altos mandos del SNTE, es claro que le teme a una descalabro gigantesco, porque los docentes, directores, ATP’S, conserjes, intendentes, secretarias, prefectos y todos los trabajadores involucrados en la educación ya no lo quieren, ante la falta de resultados, y el desorden que existe a la hora de los pagos, los cambios de plaza y un sin fin de fallas, que tienen al magisterio sin resultados en cuestiones laborales.

En una reunión sostenida el jueves 31 de octubre, como monstruo de las películas pagó a sus afines para aprobar reglas a modo en el SNTE, nuevas reglas que solamente benefician a Alfonso Cepeda y perjudican a los trabajadores, por lo que es urgente que la Secretaría del Trabajo y la Secretaría de Gobernación intervenga para que se aclare qué se aprobó sin el consentimientos de los actores principales del sindicato: los trabajadores, ya que Cepeda pagó 50 mil y 150 mil pesos a los que votaron por los cambios a modo que hicieron en los estatutos.
Es una burla para el magisterio lo que hace Cepeda y sus seguidores, por lo cual cual el gremio tomará decisiones para manifestar su inconformidad con lo que aprobaron en lo oscurito.
Con información de MXM Nacional

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here