Nada que celebrar, las mismas prácticas de siempre en el SNTE

0
272

Por: Profra. Lucilda Pérez Salazar

VOTO UNIVERSAL, DIRECTO Y SECRETO
EL SNTE EVADE REFORMAR EL ESTATUTO
PRESENTA REGLAMENTO DE ELECCIONES
BURLA LA LEY LABORAL Y AL MAGISTERIO
DESAFÍA AL PRESIDENTE

Nada que celebrar. Las mismas prácticas de siempre.

El pasado jueves 31 de octubre se reunió el Consejo Nacional del SNTE, con 252 concejales presentes, entre ellos los secretarios generales de las secciones que integran el sindicato, más el Comité Ejecutivo Nacional, con el propósito de aprobar un Reglamento para la Elección de las Directivas Seccionales, como parte del proceso de armonización con la ley laboral vigente.

El documento fue enviado al Tribunal Federal de Conciliación y Arbitraje para que otorgue la toma de nota y pueda entrar en vigor.

• La determinación del SNTE de negarse a reformar el Estatuto para introducir el nuevo procedimiento, mediante el cual se elegirán los dirigentes sindicales de todos los niveles, por voto personal, libre, directo y secreto, contraviene de plano la legislación laboral (artículos 371 de la Ley Federal del Trabajo y 69 de la Ley Federal de los Trabajadores al Servicio del Estado), pues en lugar de armonizar el Estatuto con la Ley, evade este mandato, le saca la vuelta y se presenta en su lugar un Reglamento de Elecciones, que de ninguna manera se equipara, ni tiene el rango jurídico que posee el Estatuto.

• El Reglamento fue avalado, sin réplica alguna, por todos los concejales presentes en la 49 sesión del Concejo Nacional.

• Pero más grave todavía es que el susodicho Reglamento no se dió a conocer a los concejales, para que lo leyeran, lo revisaran y emitieran su opinión sobre el contenido del mismo. ¿Cómo fué que aprobaron por unanimidad este documento si no lo conocieron? ¿De verdad, no había punto, ni coma que agregarle?

• ¿Qué reglas contiene el Reglamento? ¿Qué candados y con qué objeto se establecen? ¿Por qué el Reglamento sólo regula las elecciones de las directivas seccionales? ¿Por qué no incluye la directiva nacional?

La reforma del Estatuto debe ser integral, no parcial, ni a modo.

¿Por qué se aprueba en un Consejo Nacional, sin la menor transparencia, en un recinto cerrado y opaco, a espaldas de los dos millones y medio de miembros del SNTE?

• Lo que se hizo en el Consejo Nacional no tiene nada que ver con la democracia sindical, ni con el espíritu de la reforma laboral, ni con los nuevos tiempos que estamos viviendo, ni por supuesto, con los anhelos del Presidente de México.

¿Cómo se atrevieron a trasgredir la ley y a burlar a los trabajadores de la educación?

• Dice el Profr. Alfonso Cepeda, Secretario General del SNTE que “no fue necesaria una reforma estatutaria, porque el SNTE siempre ha tenido una visión democrática”.

La Ley laboral es clara. La reforma del Estatuto es obligatoria, no opcional, ni a conveniencia. El Estatuto es la ley fundamental del SNTE, no un reglamento.

El SNTE por más visión democrática que tenga, nunca ha utilizado el voto universal, libre, directo y secreto para elegir a los dirigentes seccionales, ni a los nacionales, porque el Estatuto establece otro procedimiento:

Artículo 250. Son sujetos de elección en asambleas (congresos), por delegados efectivos, los siguientes:

a) La Presidencia Nacional del SNTE.
b) El Comité Ejecutivo Nacional.
c) Los Comités Ejecutivos Seccionales.
d) Todos los demás comités (de vigilancia y electoral) de carácter nacional y seccional.
Este artículo debe ser eliminado del Estatuto.

• Es cierto que el Estatuto tiene un artículo, el 249, que en el segundo párrafo refiere: “El voto directo, secreto y nominal podrá llevarse a cabo en la elección de los ámbitos Nacional y Seccional, cuando existan circunstancias especiales y previo acuerdo del Congreso o Consejo Nacional”.

Este artículo es letra muerta. Nunca se ha aplicado. Hace dos años y medio, con motivo de la elección del Comité Ejecutivo de la Sección 50, enviamos al entonces Presidente del SNTE, Profr. Juan Díaz de la Torre, un documento firmado por más de 13 mil maestros en activo y jubilados, en el que solicitábamos la aplicación del artículo mencionado, para que la elección de la directiva de la Sección 50 se realizará por voto universal, directo y secreto, dadas las circunstancias extraordinarias de deterioro y crisis en que se encontraba esta sección. Sobra decir, que no hubo respuesta alguna a nuestra petición.

Con ese candadote que tiene el artículo 249 del Estatuto, es imposible que se aplique el voto universal, directo y secreto, pues su puesta en práctica está condicionada a que “existan circunstancias especiales” y a que “lo autoricen el Congreso o el Consejo Nacional”.

Aunque ahora lo obliga a ley, la dirigencia nacional se niega a establecer de manera clara y tajante en el Estatuto, el voto universal, directo y secreto.

• La aprobación de un Reglamento de Elecciones, sin previo conocimiento de las reglas del juego por parte de los miembros del SNTE, no augura nada bueno.

¿Se trata de conducir los procesos electorales para garantizar el control de la estructura sindical en todas la secciones, en lugar de abrir la elección, dejar entrar el aire fresco de la democracia que permita la participación libre, consciente y democrática del magisterio nacional, para que surja una nueva generación de dirigentes, con vocación democrática, probada honestidad y con espíritu de servicio a favor de sus representados?

• Se pretende dar a conocer el Reglamento a los dirigentes y a los agremiados del sindicato hasta después de que el Tribunal Federal de Conciliación y Arbitraje lo conozca y otorgue la “toma de nota”.

Si así fuera ¡Ya para que! ¡Golpe dado ni Dios lo quita! Los trabajadores de la educación tienen derecho a conocer y a opinar sobre el documento antes de que fuera enviado a la autoridad arbitral para que lo aceptara o rechazara.

• Esperamos que el Tribunal y las Autoridades Laborales correspondientes garanticen que la ley se cumpla en todos sus términos, que los Estatutos se armonicen con la Ley, para que el mundo sindical inicie una nueva época en la que se asiente la democracia sindical y la transparencia auténtica.

Monterrey, N. L. a 4 de noviembre de 2019

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here