El pasado fin de semana se filtró información de que el Tribunal Federal de Conciliación negó la “toma de nota” del Reglamento para la Elección de Directivas Seccionales al SNTE debido a que éste no contempla el procedimiento para la elección de la dirigencia nacional como lo exige el punto IX del artículo 371 de la reforma a la Ley Federal del Trabajo (2019), que señala “Procedimiento para la elección de la directiva sindical y secciones sindicales…”, por lo que la dirigencia nacional tendrá que corregir esa ausencia en los próximos días para volver a enviar el reglamento al tribunal para la toma de nota, antes del 31 de diciembre, como establece el artículo vigésimo tercero transitorio de la misma reforma que otorga 240 días (a partir del 02 de mayo del 2019) a los sindicatos para armonizar sus estatutos con la reforma laboral.

Durante la 49 sesión extraordinaria del Consejo Nacional, en que se aprobó el documento de Reglamento para la Elección de Directivas Seccionales –que no se dio a conocer, sólo se presentó un esbozo—, el dirigente nacional del SNTE, Alfonso Cepeda, habría dicho que no era necesaria aun la reglamentación de la elección de la dirigencia nacional porque ésta se renovaría hasta el 2024. Sin embargo, la indicación del punto IX del artículo 371 es muy clara: “…directiva sindical y secciones sindicales…”, y el plazo para la armonización es el mismo.

Al respecto, Maestros por México lanzó un documento dirigido al presidente en el que cuestiona la falta de representatividad de los organismos en que se toman las decisiones y, ante la emisión del Reglamento para la Elección de Directivas Seccionales, pide que primero se dé la elección de la dirigencia nacional del sindicato mediante una convocatoria acordada por todas las fuerzas internas del SNTE y un sistema de participación equitativa de “piso parejo” en el que la actual dirigencia no pueda usar indebidamente el presupuesto sindical en los meses previos a la elección.

No obstante, al margen de que pudiera haber alguna negociación política con MxM –lo cual ahora se advierte poco probable—, el procedimiento jurídico mandatado por la reforma, a todos los sindicatos, sigue su curso de armonización estatutaria para democratización sindical. Al respecto, el SNTE no tendría que volver a convocar al Consejo Nacional para la readecuación del reglamento, ya que la 49 Sesión Extraordinaria, celebrada el 30 de octubre, le otorgó un voto de confianza a la dirigencia nacional para que hiciera la redacción más conveniente, a menos que fuera necesaria una reforma estatutaria, pero será, finalmente, el tribunal de conciliación el que determine si el reglamento para la elección de “directiva sindical y secciones sindicales” se apega al espíritu y al texto de la reforma laboral, que establece el “voto personal, libre, directo y secreto”.

Sin embargo, de no haber reforma estatutaria –solamente reglamento—, implica que sólo podrán contender por la dirigencia de las secciones sindicales quienes tengan ocho años de antigüedad en el SNTE y hayan estado en un comité seccional, como lo dice el artículo 40 del estatuto vigente, lo cual es aceptado en lo general por la mayoría de los aspirantes locales a las dirigencias seccionales.

Lo que sí causó revuelo en la víspera de la sesión del Consejo Nacional del 30 de octubre fue la propuesta filtrada por algunos consejeros identificados con los sectores más conservadores del SNTE de que sólo podrían competir por las dirigencias seccionales quienes fueran parte de los comités seccionales en funciones.

La versión provocó una alerta general entre los aspirantes de varios estados del país, sobre todo de los vinculados con la 4T, que han depositado sus expectativas de triunfo en la asociación de sus candidaturas al proyecto transformador del presidente López obrador y que, con ese intento de candado en la elección, quedaría de facto fuera de la competencia. La presión ejercida desde diferentes puntos del país provocó que –para evitar confrontaciones anticipadas— la dirigencia nacional no diera a conocer el reglamento en la sesión del Consejo Nacional, sino, solo un esbozo y pidiera un voto de confianza. Es decir, se aprobara sin conocer el reglamento que se enviaría para la toma de nota.

Con información cortesía Revista Espejo y foto especial

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here