La Revolución Mexicana se inició el 20 de noviembre de 1910. Este era un levantamiento contra el entonces presidente Porfirio Díaz y estuvo encabezado por Francisco Madero. El objetivo inicial era luchar contra el orden establecido pero a medida que transcurrió el tiempo se transformó en una guerra civil.
Esta insurrección estaba influenciada por movimientos liberales, anarquistas, socialistas, agrarios y populistas.
Desde el año 1876 Porfirio Díaz ejerció la presidencia de una manera dictatorial pero a pesar de ello, logró que México creciera económicamente y aseguró la estabilidad política del país. Pero este progreso no se hizo sentir en las clases sociales más bajas lo que generó un gran descontento de dicho sector. Esta situación fue aprovechada por aquellos que deseaban terminar con el Porfiriato (así se conoce al periodo presidencial de Porfirio Díaz) y así comenzaron los levantamientos.
La política del país comenzó a agitarse cuando Porfirio Díaz aseguró en una entrevista (18 de febrero de 1908) que se retiraría una vez que finalizase su mandato sin pretender la reelección. La oposición comenzó a tener más importancia y Madero realizó giras por México para formar un partido político.
Sin embargo, tiempo después Porfirio Díaz presentó su nueva candidatura presidencial y Madero fue arrestado por sedición. Mientras se encontraba en prisión se celebraron las elecciones en las cuales Díaz se alzó con el triunfo.
“He esperado con paciencia el día en que el pueblo mexicano estuviera preparado para seleccionar y cambiar su gobierno en cada elección sin el peligro de revoluciones armadas y sin estorbar el progreso del país. Creo que ese día ha llegado”.
Poco tiempo después, Madero logra salir de prisión mediante el pago de una fianza y se refugia en Estados Unidos. Es desde San Antonio desde donde proclama el Plan de San Luis Potosí. Mediante este llamaba a los mexicanos a alzarse en armas contra el gobierno de Porfirio Díaz el día 20 de noviembre de 1910.
Plan de San Luis Potosí

Convoca a la lucha armada

Declaraba nulas las elecciones para presidente, vicepresidente, magistrados de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, y diputados y senadores

Reconoce como presidente provisional y Jefe de la Revolución a Madero

San Luis Potosí, octubre 5 de 1910.- Francisco I. Madero
«Conciudadanos:- No vaciléis pues un momento: tomad las armas, arrojad del poder a los usurpadores, recobrad vuestros derechos de hombre libres y recordad que nuestros antepasados nos legaron una herencia de gloria que no podemos mancillar. Sed como ellos fueron: invencibles en la guerra, magnánimos en la victoria».
Los primeros lugares en donde se libraron batallas fue la región norte de México pero pronto se expandió a otros territorios. Porfirio Díaz renuncia a su cargo y parte al exilio a Francia cuando los revolucionarios toman Ciudad Juárez (Chihuahua).
Renuncia de Porfirio Díaz – 25 de mayo de 1911
A los CC. Secretarios de la H. Cámara de Diputados.
Presente.
El Pueblo mexicano, ese pueblo que tan generosamente me ha colmado de honores, que me proclamó su caudillo durante la guerra de Intervención[…] se ha insurreccionado en bandas milenarias armadas, manifestando que mi presencia en el ejercicio del Supremo Poder Ejecutivo, es causa de su insurrección.
No conozco hecho alguno imputable a mí que motivara ese fenómeno social; pero permitiendo, sin conceder, que pueda ser culpable inconsciente, esa posibilidad hace de mi persona la menos apropósito para raciocinar y decir sobre mi propia culpabilidad. En tal concepto[…] (v)engo ante la Suprema Representación de la Nación a dimitir sin reserva el encargo de Presidente Constitucional de la República[…]

En el año 1911 se celebran nuevas elecciones siendo Madero el vencedor. Pero como era de esperar, su gobierno que se alzó con la ayuda de una revolución pronto se topó con alzamientos de los que otrora eran sus aliados (Emiliano Zapata y Pascual Orozco).
Con información especial

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here