El desafío de la seguridad en 2020

0
221

Por: Dr. Luis Ernesto Salomón Delgado, catedrático e investigador de la UdeG

Mientras el mundo se reconfigura en grandes bloques en Asia, Europa y América la agitación, la inconformidad pone a prueba las instituciones democráticas, y las tensiones por la hegemonía económica y política aumentan. Tal y como lo menciona Steven Levitsky, en su obra Cómo mueren las democracias, la demagogia, la inestabilidad y la inseguridad se convierten en amenazas en todas partes.

Para México esta realidad tiene un impacto considerable porque geográficamente formamos parte del bloque encabezado por Estados Unidos y las amenazas militares y terroristas que se ciernen sobre ellos nos involucran, dada nuestra extensa y porosa frontera.

México es de facto en este juego geopolítico, una parte estratégica para seguridad interna de Estados Unidos. Este hecho es inevitable y a partir de eso habrá que considerar que las acciones de seguridad interna en México son de gran relevancia para la región entera.

La decisión de asesinar a un líder iraní en territorio de Iraq tomada por la administración de Donald Trump es un hecho que, además de constituir una violación al derecho internacional, supone un incremento a los riesgos de terrorismo en mundo occidental, incluido México.

Se ha escrito sobre la posible interferencia de los grupos iraníes con la delincuencia organizada mexicana, lo que puede ser real o imaginario, pero es un hecho posible y por tanto significa que nuestros vecinos han tomado y tomarán medidas para protegerse. Lo pueden hacer en coordinación con México o de forma unilateral. Por ello es de capital importancia que nuestras instituciones de seguridad interna, la inteligencia y las policías asuman un rol de mayor eficacia en su desempeño para fortalecer nuestra capacidad operativa.

Hemos llegado quizá al punto de inflexión en la escalada violenta interna y esperamos resultados de la acción coordinada, pero en caso de que esto no suceda, la presión de nuestros vecinos irá en ascenso para trabajar de forma coordinada, cuando menos contra las potenciales amenazas terroristas que les puedan afectar.

La reconfiguración del mundo pasa por un crecimiento del papel de Asia, tal y como lo refiere Parag Khanna en su obra El futuro es asiático. México es un punto logístico importante de contacto comercial con aquel continente cuya importancia está mucho más allá del papel de China e involucra a India, Rusia y lo que conocemos como Medio Oriente.

Allá se genera una creciente riqueza e intereses que en gran medida compiten política, económica y militarmente con Europa y América. Las tensiones del ascenso asiático se reflejan en todo el mundo y nuestro país juega un papel dentro del bloque norteamericano que ahora también se recompone bajo una nueva ola de pragmatismo nacionalista. Quizá la seguridad sea el mayor reto inmediato para el Estado mexicano, y, por ende, involucra tanto aspectos internos como externos de las actividad de Gobierno.

Las instituciones de seguridad y justicia requieren de una fortaleza desgastada enormemente en los últimos años por la acción criminal, por la falta de resultados y por una creciente percepción de impunidad, injusticia y debilidad institucional que amenaza a nuestra democracia.

Aunque parezca un contrasentido, la defensa de la libertad, de la democracia y la constitución, pasa por el fortalecimiento de la seguridad interna y el Poder Judicial. Seguir con la tendencia inercia nos puede llevar a una debilidad que produzca acciones indeseables que vengan del Norte.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here