Por: Dr. Luis Ernesto Salomón Delgado, catedrático e investigador de la UdeG

Donald Trump ha incorporado a la agenda política interna de Estados Unidos la relación con México. Desde la campaña decidió crear una tempestad y agredir al vecino del Sur como estrategia electoral para atraer votos de sectores conservadores poco educados, y tuvo éxito.

Desde entonces, para la diplomacia mexicana el manejo de la situación ha sido una prioridad estratégica que ha conducido a una especie de acercamiento forzoso, del que hasta ahora México ha sabido sortear esas tempestades que se gestan en Washington en orden a su agenda política.

El juicio que se ha promovido para intentar destituir al Presidente es uno de los momentos más importantes de la política de Estados Unidos de los últimos tiempos, y amenaza en convertirse en una tormenta. Aunque los especialistas consideran muy probable que la mayoría republicana exonere al Presidente, no hay que olvidar que el juicio no tiene su punto de atención central en las evidencias, sino en su impacto que pueda producir en el ánimo de los electores de cara a la elección de noviembre en la que Trump se juega la reelección.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here