La traición es una palabra difícil de digerir, casi intolerable e imperdonable, suena dolorosa y decepcionante, en cualquier espacio que se protagonice, la experiencia no resulta nada agradable, sobre todo cuando llega de quienes menos se espera, en el caso del SNTE llegó con la mal llamada reforma educativa, sí, Juan Díaz y Alfonso Cepeda traicionaron a los maestros por ambición y dinero, por tener el poder y ahora pagan las consecuencias al ser repudiados por el magisterio entero.

Un traidor lo es siempre. Alguien que traiciona vez lo hace constantemente. Las traiciones son dolorosas, en menor o mayor medida, nadie espera ser traicionado, y aquel que traiciona, si no hace la consciencia necesaria y el escarmiento suficiente, existe un alto porcentaje de probabilidades de que vuelva a traicionar.

La ingratitud es traición para el ser humano, señala James Thomson. El magisterio en el país esperan la democratización del SNTE por medio del voto libre, secreto y universal, con reglas claras que todos los trabajadores de la educación conozcan cómo se darán las votaciones y estén de acuerdo, no como el reglamento avalado por Alfonso Cepeda y su grupo que nadie quiere y que es ilegal.

Los trabajadores de la educación quieren a un líder leal en el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), de confianza, que los respete, que los defienda, y que se ponga en el lugar de ellos, pero sobre todo que nunca los traicione, que no los venda al mejor postor como sucedió con la mal llamada reforma educativa.

Con información y foto de MXM Nacional

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here