Hoy se celebra la segunda edición del Día Internacional de la Educación, una fecha instaurada por la Asamblea General de Naciones Unidas para recordarnos la importancia de este derecho fundamental, así como la responsabilidad que toda la sociedad tenemos en la educación de los niños.

Bajo el lema, “El aprendizaje para los pueblos, el planeta, la prosperidad y la paz”, este año se hace especial hincapié en cómo el aprendizaje puede empoderar a la población y ayudar a construir sociedades más prósperas.

En el año 2015, todos los Estados Miembros de las Naciones Unidas aprobaron 17 Objetivos como parte de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, en la cual se establece un plan para alcanzar los Objetivos en un plazo de 15 años. Entre estos objetivos se encuentra el de garantizar una educación inclusiva y equitativa de calidad, así como promover oportunidades de aprendizaje permanentes.

Por desgracia, en la actualidad todavía no están garantizados todos los derechos humanos de todas las personas del planeta (entre los que se incluye el derecho fundamental a la educación), y además, la mitad de la población mundial sigue teniendo menos derechos y oportunidades por el hecho de ser mujer.

Además, casi cuatro millones de menores refugiados no están escolarizados, y las niñas y adolescentes siguen sin tener las mismas oportunidades de educación en algunos puntos del mundo. Tal es el caso, por ejemplo, de las niñas de África subsahariana donde menos del 40 por ciento completan sus estudios de primer ciclo de secundaria.

Pero lo cierto es que sin una educación de calidad y equitativa, los niños no tienen posibilidades de aprender, y sus sociedades no podrán romper el ciclo de pobreza y desigualdad que deja rezagados a millones de niños, jóvenes y adultos en todo el mundo.

El lema elegido para celebrar el Día de la Educación 2020 es “El aprendizae para los pueblos, el planeta, la prosperidad y la paz”. Pero, ¿a qué hace referencia exactamente este eslogan?

  • Aprendizaje para los pueblos, hace referencia a la educación individual y de las comunidades. Y es que es fundamental que todas las personas tengan la posibilidad de desarrollar al máximo su talento y potencial creativo, con el objetivo de ser responsables de su propia vida y contribuir al desarrollo de la sociedad.
  • Aprendizaje para el planeta: los expertos llevan tiempo alertando de la grave situación que vive nuestro planeta Tierra, debido a la degradación medioambiental, la pérdida acelerada de la biodiversidad y los cambios climáticos. Pero la educación puede contribuir al desarrollo de sociedades más sostenibles desde un punto de vista medioambiental.
  • El aprendizaje para la prosperidad: la educación equitativa e inclusiva evita desigualdades sociales, mejora las oportunidades de empleo y ayuda a incrementar los ingresos de los más pobres. No en vano, en estudio llevado a cabo por la UNESCO indica que si todas las personas lograran completar el ciclo de educación secundaria, la pobreza en el mundo podría reducirse a la mitad.
  • El aprendizaje para la paz: según un estudio, aquellos países en donde las diferencias en el ámbito educativo son más significativas, tienen un mayor riesgo de verse afectados por conflictos. Es por ello que este sentido la educación puede desempeñar también un papel esencial en la construcción de la paz y la reconciliación de los pueblos.

La celebración del Día de hoy comenzará con una charla que reunirá a diversos responsables de las políticas educativas, y pondrá en relieve las múltiples formas en que el aprendizaje puede potenciar la autonomía de las personas, preservar el planeta y contribuir a la creación de una sociedad próspera y pacífica.

En el marco de esta importante fecha también se llevarán a cabo otras reuniones, eventos y manifestaciones enfocadas a destacar el imprescindible papel que juega la educación.

Tras la celebración de este Día Internacional, la Comisión internacional sobre la iniciativa, “Los futuros de la educación”, organizará su primera reunión entre el 28 y 29 de enero en la Sede de la UNESCO en París. Allí, los jefes de Estado reunidos expresarán su compromiso futuro con miras a la educación.

“La UNESCO desea aprovechar este Día Internacional para hacer un llamamiento a la acción en favor de la educación. Todos los agentes, ya se trate de dirigentes políticos de alto nivel o de ciudadanos, de Estados y asociaciones, de docentes y padres de alumnos, tienen un papel que desempeñar, a su escala, para que el derecho a la educación sea una realidad para todos. Esta es nuestra responsabilidad hacia las generaciones futuras” – ha manifestado Audrey Azoulay, Directora General de la UNESCO.

Pero recordemos que la educación no es solo cosa de los Gobiernos de cada país, sino que todas las instituciones públicas de todos los niveles, entidades sociales, sector privado y, en general, cualquiera de las personas que conformamos la sociedad estamos obligados a preservar y cuidar este derecho de nuestros niños y adolescentes.

Con información y foto especial

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here