Dirigentes del magisterio disidente de la Ciudad de México afirmaron que no avalarán el nuevo reglamento para la elección de directivas seccionales, elaborado por el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, al considerar que no sólo es antidemocrático y vertical, sino que fortalece los mecanismos de control del magisterio y permite mantener las estructuras del charrismo sindical.

En conferencia de prensa, Enrique Enríquez Ibarra, secretario general de la sección 9, indicó que vamos a dar la batalla por la democracia, y por una verdadera reforma estatutaria.

Roberto Gómez y Gonzalo Villagrán, integrantes de la dirigencia de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), señalaron que el reglamento emitido por el SNTE, más que un instrumento para regular la elección de las dirigencias seccionales, es un manual para maquillar la antidemocracia.

Coincidieron en que lo que se busca es mantener el relevo del corporativismo sindical, y sobrevivir como sea, este sexenio, donde saben que algo tendrán que ceder para poder subsistir en sus estructuras de control.

Al respecto, Sofía Endoqui, de la Comisión Nacional Única de Negociación del magisterio disidente, destacó que el reglamento refleja el enorme temor que le generan los maestros de base a la cúpula del SNTE, pues elaboraron un documento que no sólo les permiten mantener todo el control para elegir a los líderes de las secciones sindicales, perpetúa los esquemas de sometimiento y antidemocracia en los que pretenden mantener a los trabajadores de la educación.

Detalló que las nuevas reglas para la elección de secretarios seccionales no incluyen a la cúpula del SNTE ni tampoco a los comités delegacionales, base de la organización sindical. Además, el Comité Nacional Electoral lo define todo. Quien está en el padrón, qué planilla se registra y cuál no; cuándo y dónde se puede hacer proselitismo, lo que sólo se puede hacer con su aval.

En cuanto a la agenda educativa, Pedro Hernández, miembro de la dirección política de la CNTE, destacó que por años hemos resistido proyectos educativos neoliberales, lo que nos ha llevado a construir una resistencia pedagógica a través de diversos proyectos educativos alternativos que deben ser considerados por la Secretaría de Educación Pública para la elaboración de planes y programas de estudio.

No queremos, indicó, que sólo se conozcan en un encuentro nacional, sino que se abra el debate y se escuche realmente a los maestros, que somos quienes estamos día a día en las aulas, y lo que buscamos es una verdadera transformación educativa, que hasta el momento no se ha llevado a cabo.

Con información de La Jornada y foto especial

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here