Mientras que maestros sufren las fallas del sistema médico que les brinda su sindicato, la Clínica Hospital de la Sección 50 del SNTE compró medicamentos 42 por ciento más caros que su precio normal y parte de su personal, incluido un director, fue detectado robando y vendiendo material por fuera, así como trabajando para proveedores.

En una investigación encubierta, un periodista de EL NORTE se infiltró ayer a una reunión privada con maestros jubilados en las oficinas del sindicato, donde el Secretario General de la Sección 50, José Luis López Rosas, reveló los hechos de corrupción.

Ante los jubilados, que pidieron la reunión por las fallas en el servicio médico, el líder dijo que la corrupción es lo que tiene endeudada a la clínica con 230 millones de pesos.

López Rosas afirmó que se detectó el sobrecosto en medicamentos en un estudio de gastos que realizaron el Estado y el sindicato.

“Cruzamos dos estudios”, dijo, “uno que hicieron allá en la Secretaría de Salud y el Director de Egresos del Gobierno del Estado. Nos pidieron y entregamos copia de todas las facturas que estaban por pagar”.

El otro estudio lo hicieron contadores de la Sección 50.

“Los funcionarios allá del Gobierno encontraron un 39 por ciento de sobrecosto”, informó, “y aquí el contador de nosotros encontró un 42 por ciento”.

Además, ante una comitiva de maestros jubilados que solicitó la reunión, detalló que algunos médicos fueron separados de su cargo luego de comprobarse que realizaban prácticas poco éticas.

“Uno de ellos era el director de la Clínica Hospital”, señaló sin revelar nombres. “Era el director de Traumatología que estaba haciendo negocios.

“Vendía las prótesis, las fiaba y luego iba y las cobraba por casa, él directamente”.

También se reportó que en el almacén de medicamentos había personal del sindicato que trabajaba para proveedores y determinaba qué fármacos se iban a surtir, lo que originó un desabasto de medicamentos.

“El almacén de drogas estaba contratado por este sistema”, indicó el líder sindical.

“Ahí, en el Centro de Especialidades Médicas, ellos mismos reportaban cuánto iban a comprar, ellos mismos pasaban las facturas porque eran empleados de ellos.

“Las personas que estaban en las ventanillas eran personal de ellos (proveedores)”.

López Rosas, quien tomó el cargo en marzo del 2017, dijo que contrató a una directora de Recursos Humanos para dar de baja al personal poco ético, que se redujo la nómina de la clínica y que se comenzó a licitar la compra de medicamentos.

Agregó que ya se proyecta realizar una reforma en la Ley de Isssteleón, pues el fondo de pensiones está agotado.

La reunión fue solicitada por la comisión de maestros jubilados, entre ellos, José Luis Cantú, ex presidente de Servicios Médicos del Hospital, y Carlos Benavides, ex miembro del Comité Ejecutivo.

“Estamos aquí porque hace unas semanas falleció un compañero de profesión por la negligencia de los médicos de la clínica del sindicato”, señaló Cantú.

Con información cortesía El Norte y foto especial

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here