Contrario a lo que aseguraron autoridades educativas de la Ciudad de México sobre la existencia de estrictos protocolos para la salida de alumnos de las escuelas, maestros de primaria afirman que los niños y niñas salen por grupo mientras sus padres los esperan en la calle y se los llevan sin necesidad de mostrar alguna identificación.

Esto, dicen, es la práctica habitual tal como ocurrió el pasado 11 de febrero en la primaria Enrique Rebsamen, cuando Fátima, de 7 años, salió de clases a las 18:30 horas y una mujer que no era su madre se la llevó. Cinco días después fue localizada sin vida.

El titular de la Autoridad Federal Educativa de la Ciudad de México (AEFCM), Luis Fernández Fuentes, sostuvo que todas las escuelas de educación básica están obligadas a seguir el protocolo establecido en la Guía Operativa para la Organización de los Servicios de Educación Inicial, Básica, Especial y para Adultos de Escuelas Públicas en la Ciudad de México.

Sin embargo, en el documento sólo hay una referencia a la salida de alumnos de escuelas de educación inicial y preescolares. En el lineamiento 42 dice que para niños menores de seis años, el “personal responsable solicitará la credencial correspondiente de las personas autorizadas para tal efecto. Por ningún motivo se entregarán los infantes a personas menores de edad, así como a padres, madres de familia o tutores o familiares en estado inconveniente (alcoholizados, drogados, etc.)”.

Profesores desmienten a la SEP

Adriana, asesora técnico pedagógica en Iztapalapa, confirma que no hay un protocolo así para primaria y la Guía Operativa ni siquiera está actualizada, pues corresponde al ciclo escolar 2018-2019 y cada año, antes de iniciar curso se entrega la correspondiente, es decir, este año deberían tener la versión 2019-2020.

En cambio, Fernández Fuentes dijo ayer en conferencia de prensa que los maestros de la primaria Enrique Rebsamen incumplieron con “el protocolo” al permitir que Fátima saliera a la calle sola y, por tanto se estaba realizando una investigación administrativa que podría derivar en sanciones para los funcionarios públicos.

Animal Político entrevistó a cinco maestros y una asesora técnica pedagógica de diferentes alcaldías de la Ciudad para preguntarles sobre la práctica cotidiana para la salida de los alumnos y el mecanismo que activan cuando los padres no recogen a sus hijos.

En todos los casos solicitaron que sus nombres no fueran publicados para evitar alguna represalia en materia laboral y las versiones fueron unánimes: los padres o tutores no se identifican para poder llevarse a los niños.

En una escuela de horario regular, con salida a las 12:30 horas, “los alumnos se forman por grados y una maestra va anunciando qué grupo sale”, dice una maestra de Iztapalapa quien asegura que siempre ha sido así en los 15 años que tiene trabajando en escuelas públicas.

Otro profesor de Los Reyes La Paz, sentencia “nadie presenta nada, a los niños se les deja salir y punto. En mi escuela se acordó que a la hora de la salida las mamás hacen un cordón pero sólo eso. En las escuelas públicas no existe protocolo”.

¿Qué hacer si los padres no recogen a los alumnos?

Según la Autoridad educativa de la Ciudad, cuando los padres no recogen a sus hijos del plantel hasta 20 minutos después de la hora de la salida, los maestros tienen la obligación de llevar a los niños a la Agencia 59 Especializada en Niñas, Niños y Adolescentes de la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México, ubicada en la colonia Doctores.

Con información cortesía Animal Político

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here