Ser maestro es tener vocación de servicio, ser el ejemplo de los alumnos y jugar un papel importante ante la sociedad, pero en si es ser un facilitador del aprendizaje y guía del alumno.

Además de la vocación se requiere esfuerzo, dedicación y sacrificio, el que a veces tenga que trabajar en comunidades lejanas con muchas carencias, pero puede más el amor a la noble profesión de ser maestro o maestra.

El papel del maestro va más allá de impartir clases en un salón de clases o a distancia como hoy ocurre ante la pandemia del Covit-19, sino hay que ser consejero, psicólogo, médico hasta ser de segundos padres a los alumnos y en ocasiones hasta con los padres de familia.

Hoy en día la labor del docente es ardua porque preparan sus clases diariamente, las imparten, evalúan constantemente los aprendizajes de los alumnos, hacen reportes, organizan festivales, eventos deportivos y culturales, son promotores de la lectura, de la salud, de los valores, y hasta gestores ante las autoridades para mejorar las escuelas con computadoras, internet, teléfono o material didáctico.

Lo más importante es que los maestros den al alumno las herramientas necesarias para la vida y dentro de la enseñanza crearles un aprendizaje significativo.

Un maestro o maestra debe ser consciente del papel que cumple en la sociedad hoy en día, ya que un maestro transforma vidas y estas vidas transforman naciones.

La mayor recompensa que tiene un maestro o maestra es el cariño y la gratitud de sus alumnos cuando ya convertidos en profesionales dicen: “Ese fue mi maestro (a) ” y vale la pena haber contribuido a la formación de hombres y mujeres de bien para el país.

Felicidades les desea la coordinación nacional de Maestros por México a todos los docentes, quienes con su esfuerzo y labor contribuyen diariamente a formar hombres y mujeres de bien para conformar un mejor país.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here