Si el SNTE no pudo garantizar una verdadera defensa contra la Reforma Educativa de Peña Nieto, ni tampoco en el mes de mayo pasado pudo garantizar un incremento salarial honorable para los trabajadores de la educación, quién en sus justos cabales puede creerles que garantizará un regreso a clases completamente seguro.

Según Cepeda Salas, “está en permanente comunicación con las autoridades educativas, federal y estatales, para cuidar la seguridad e higiene, así como las medidas de protección de alumnos y trabajadores de la educación, incluyendo a quienes tienen afecciones subyacentes, para cuando se reabran las escuelas, en las fechas que las autoridades de salud establezcan”.

Sin embargo, no hay un pronunciamiento directo de parte del SNTE para abogar por la seguridad de miles de maestros con problemas de morbilidad. Muchos maestros con problemas de hipertensión, diabetes, sobrepeso y otras enfermedades se encuentran en la incertidumbre, ya que en sus respectivos estados la pandemia del Covid-19 no cesa.

Por esa razón es que gran parte del magisterio mexicano se encuentra en la orfandad, no hay quien abogue por ellos ante la SEP.

Al menos, se percibe que hace falta más firmeza y exigencia por parte del actual Comité Ejecutivo del SNTE. No obstante, la actual dirigencia está más preocupada por la parte electoral, que involucra la renovación del propio Comité Ejecutivo Nacional, ¡total!, los maestros diabéticos, hipertensos y con sobrepeso pueden esperar.

Con información de LBP y foto especial

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here