Hasta mayo pasado, el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) guardaba en sus arcas 435 millones de pesos que no gastó del presupuesto recibido del Gobierno de Enrique Peña Nieto para la promoción de la Reforma Educativa, un objetivo que desde agosto de 2018 perdió el sentido pues Andrés Manuel López Obrador, entonces Presidente electo, anunció su abrogación.

En total, el SNTE recibió 3 mil 130 millones de pesos para promover esa enmienda, promulgada por el ex Presidente Enrique Peña Nieto en febrero de 2013 a través de convenios firmados cada año por el entonces dirigente del sindicato, Juan Díaz de la Torre, y quienes tuvieron la titularidad de la Secretaría de Educación Pública (SEP) en el Gobierno de Enrique Peña Nieto, Emilio Chuayffet Chemor (2012-2015), Aurelio Nuño Mayer (2015-2017) y Otto Granados Roldán (2017-2018).

De modo que el gremio de los maestros guardó 13.8 por ciento del total recibido para impulsar un modelo educativo que jamás prosperó.
Se trata de un dinero perdido en el limbo de la transparencia mexicana.

Después del día del maestro, el 15 de mayo, el sindicato inició la reconstrucción de su portal del Observatorio Público de Transparencia e Información (Opti-SNTE) –en el que está obligado a publicar sus gastos por la Ley General de Transparencia- y eliminó el contenido de la categoría “Recursos Públicos”. Ahí se encontraban los documentos probatorios de lo utilizado y no utilizado del dinero recibido en la Reforma Educativa de Peña Nieto.

Desde 2015, un nuevo marco jurídico de la transparencia en México incluyó como “sujetos obligados” a los partidos políticos y los sindicatos. Desde entonces, están obligados a publicar el número de sus militantes o agremiados, así como el uso del dinero público.

El SNTE se distinguía por cumplir de manera parcial esas obligaciones, cuando gremios como la Unión de Trabajadores (UNT), de Trabajadores de la UNAM (STUNAM), de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM), Único de Trabajadores Electricistas de la República Mexicana (SUTERM) o ASPA ni siquiera elaboraron portales para presentar esta información.

Ahora, el SNTE también ocultó la administración de los recursos públicos en sus arcas. Así, es desconocido el paradero del presupuesto que no fue ejercido de los programas “Prestaciones de previsión social, fomento cultural y al ahorro, capacitación y actualización del magisterio”, “Orquesta Filarmónica Nacional del SNTE”, “Fortalecimiento de las Habilidades y Competencias del Personal Directivo, Supervisor y Asesores Técnico Pedagógicos” y “Programa Nacional de Apoyo sobre la Diversidad de Materiales Educativos: Su Sentido Pedagógico”.

Cuestionado por SinEmbargo, el sindicato de los maestros respondió a través de su vocería que no hay fecha para que el portal del observatorio sea restablecido y por el momento, no es posible presentar los documentos que prueban la devolución del dinero no gastado a la SEP.

El SNTE supo que el nuevo modelo educativo no daría más desde que el 20 de agosto de 2018, el aún Presidente Peña Nieto apareció rodeado de varios integrantes de su equipo de trabajo y admitió que su barco insignia se había hundido. A su lado, Andrés Manuel López Obrador, entonces Presidente electo de México, anunció: “En tiempo y forma nosotros presentaremos las iniciativas para cancelar la Reforma Educativa y dar a conocer un plan distinto, con un marco legal ajustado a las nuevas circunstancias, pero se cancelará la actual reforma”.

Con información de Sin Embargo y foto especial

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here