El reto es grande, muchos maestros y maestras no tienen acceso a la tecnología, han tenido que caminar largas horas para informar a sus alumnos en qué consistirán sus clases, otros más han tenido que comprar computadoras para poder dar sus clases, pero la encomienda es la de siempre: transmitir conocimiento a los alumnos, forjar hombres y mujeres de bien para México.

Concluye la primer semana del ciclo escolar 2020-2021 en la “nueva normalidad”, donde los maestros, maestras, padres de familia y alumnos han tenido unos días duros, de aprendizajes distintos, de adaptarse a horarios y métodos de estudio diferentes, así como encontrar las mejores habilidades frente a la computadora, tablets o teléfonos inteligentes.

Las risas de los niños, el olor a libros y cuadernos nuevos o los uniformes recién planchados son cosas del pasado en la “nueva normalidad”, ahora los niños frente a la televisión o a las computadoras buscan estudiar, aprender lo máximo las tres horas que dura la clase, mientras los padres hacen esfuerzos por comprar tecnología para que los pequeños logren sacar adelante el ciclo escolar.

Hoy los maestros y maestras demuestran que son pieza invaluable en el crecimiento del país, son claves en la educación ante la pandemia, son la esperanza para muchos niños y niñas de retomar el aprendizaje y la alegría por el conocimiento.

Con información de MxM Nacional y foto especial

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here